Personas idóneas para la alabanza.

No podemos permitirnos el lujo de decidir nosotros quién puede y quién no puede ministrar, no podemos entregar la dirección de la adoración congregacional, que es el punto más culminante de nuestro culto a Dios, a quién "no tiene dedos para el piano". Todavía existen ideas muy tergiversadas a la hora de nominar a aquellas personas que nos ayudarán en la ministración de las alabanzas congregacionales, pues lo que prima en quienes deben nombrar o elegir a los designados es…

Morir en el Altar

Si no morimos en el altar, todos nuestros preparativos serán en vano, y no subiremos como olor grato delante de su Presencia. "Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará" (Mateo 16:25) Introducción: -Mucho hemos estudiado acerca de la preparación del altar para el Señor, si ya lo has preparado, es hora de subir al altar para morir allí. -Morir en el altar, pues si…