Posts Tagged ‘Espíritu Santo’

En busca del amor perfecto

lunes, octubre 5th, 2015

Cuando Jim Daly, presidente de Enfoque a la Familia desde 2005, se propuso tomarse un café con un destacado activista homosexual, uno de sus colegas cristianos le expresó su preocupación en cuanto a la reunión, temiendo que esa acción fuera comprometedora para el ministerio. “Te entiendo”, dijo Daly, “pero no creo que tenemos la autoridad de elegir con quien podemos compartir el evangelio”.

Por tanto, Daly acudió a la cita con el activista. Los dos tuvieron un diálogo sobre el propósito de Dios para el matrimonio, y conversaron con respeto como lo harían dos nuevos amigos. Hacia el final de la reunión, Daly sintió un suave impulso del Espíritu Santo. “Dios te ama a ti tanto como a mí”, le dijo. “¿Sabías esto?”

El activista se quedó en silencio mientras bajaba la cabeza y los ojos se le inundaban de lágrimas. Era la primera vez que un cristiano le había transmitido el mensaje de que Cristo lo amaba tal y como era. “Lamentablemente, muchas veces caemos en la trampa de querer tener la razón, en vez de querer amar adecuadamente”, escribe Daly en su libro más reciente: ReFocus (Reenfoque). “[El amor] comienza con reconocer verdaderamente que quienes tienen creencias o puntos de vista diferentes, no son en realidad nuestros enemigos”, dice. “Son seres humanos como nosotros, creados a imagen de Dios igual que nosotros, y por esa razón merecen ser tratados de una manera digna y respetuosa”.

Génesis contiene un bellísimo relato de la creación, que describe a la humanidad como hecha a la imagen de Dios. Eso significa que la imagen de Dios está en cada hombre y en cada mujer —en los pastores, las prostitutas, los contadores, los diseñadores, los asesinos, las madres, los homosexuales, en usted. Pero si creemos en verdad que la imagen de Dios está en todas las personas con que nos topamos, ¿cómo debemos tratar a nuestros prójimos (incluso con quienes no estemos de acuerdo)? “Con ella [la lengua] bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios”, dice Santiago 3.9.

El libro de Daly fue publicado poco después de la reciente elección presidencial. Como líder prominente de la comunidad cristiana internacional, pudo haber utilizado su libro como plataforma para hablar a favor de su candidato favorito.

Pudo haber presentado una lista de razones convincentes para votar por algún político o partido, y condenar al candidato que menos le gustara. Pero en vez de reunir fuerzas para apoyar una causa terrenal, Daly implora a los cristianos que imiten al Rey eterno.

Por la lectura de la Biblia sabemos que Jesús de Nazaret fue un hombre perfecto. El diccionario Merriam-Webster define a la palabra “perfecto” como “ser completamente sin tacha o defecto, impecable”; y “que satisface todos los requerimientos: preciso”.

Para comprender la plenitud de la perfección de Cristo, debemos verlo simultáneamente como impecable y preciso. Decir que Cristo fue perfecto porque Él nunca participó en actividades que pusieran fin a su relación con Dios el Padre es cierto, pero ese es un concepto limitado de la perfección.

Muchos cristianos de la iglesia de hoy enseñan solamente la impecabilidad de Jesús: que nunca se emborrachó; que nunca murmuró acerca de Judas con los otros discípulos; que nunca fornicó; que nunca bailó provocativamente; o que nunca se rebeló contra su Padre.

Pero, si bien la impecabilidad de Cristo es una razón de peso para describirlo como perfecto, no es la única razón. Jesús es perfecto, porque su amor es perfecto. Él, que existió aun antes de la creación, que abandonó su puesto en el cielo para extender una invitación de vida a todos, y que reinará como Rey para siempre, puede “satisfacer todos los requerimientos” del amor.

De hecho, todo el ministerio de Jesús en la Tierra se basó en la demostración del amor del Padre celestial mediante hechos tangibles. Si realmente estamos buscando vivir como Cristo, ¿no deberíamos tener nuestros corazones desgarrados por las personas que Él ama?

Por más de 2.000 años, el pueblo de Dios ha sido tentado a hacer de la religión una lista de actividades de las que hay que abstenerse, en vez de vivir poniendo en práctica el amor que Dios exige para la perfección. “Eso es interesante”, dijo Daly en una entrevista con En Contacto.

“Si nos fijamos en la historia de la iglesia primitiva, la atención estaba puesta, en realidad, en las cosas que debemos hacer: rescatar a los bebés de los ríos (la forma que había de infanticidio), alimentar y vestir a los pobres, cuidar de las viudas y de los huérfanos”.

En Mateo 25, Jesús habla de una visión del cielo y del Rey de gloria sentado en su trono eterno. En el juicio, el Cristo resucitado dirá a sus justos: “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí” (vv. 35, 36).

El pasaje sugiere que quienes “hacen la palabra de Dios” tratando al sediento, al forastero, al pobre, al enfermo y al prisionero como si llevaran la imagen misma de Dios, “[heredarán] el reino preparado para [ellos] desde la creación del mundo” (v. 34). Parece que Dios pone exigencias muy claras a los seguidores de Cristo: al igual que Jesús, tenemos la orden de acercarnos a los marginados de la sociedad.

Daly ofrece un recordatorio alentador. “En este momento, en algún lugar del mundo, un cristiano está amando abnegadamente y ministrando a alguien en cada grupo de personas desfavorecidas o marginadas que existe: enfermos, pobres, discapacitados, huérfanos de madre o padre…” Pensemos en cómo podemos unirnos a ellos como embajadores del amor perfecto de Cristo.

Fuente: www.sigueme.net

El valle de los huesos secos

jueves, marzo 4th, 2010

Jeremías, Ezequiel y Daniel eran los profetas del exilio Babilónico. Jeremías cubre los últimos días del reino sureño en Jerusalén cuando los Babilonios derribaban los muros de la ciudad en el año 586 A.C. Los Israelitas sintieron en Babilonia que su nación estaba destruida.
La profecía de Dios por medio de Ezequiel decía a «la casa entera de Israel» que se mantenía cautiva que Israel había «muerto» y no había ninguna esperanza. La visión de los huesos secos es una profecía de la restauración de Israel cuando el hijo más grande de David reinara como rey y todo Israel (tendrá a un pastor.) El revivir de estos huesos muertos significó la restauración nacional de Israel. Dependió del poder de Dios sólo para una restauración espiritual. El aliento de la vida nueva en los cadáveres muertos simbolizó el trabajo del Espíritu Santo (36:24-28). (más…)

Aspectos prácticos en la dirección de la alabanza

viernes, febrero 19th, 2010

La alabanza y la adoración comienza en primer lugar en la obediencia y sometimiento a la palabra de Dios en nuestra vida diaria, el dirigir a una congregación a adorar a Dios, es una responsabilidad grande que demanda de nosotros una vida congruente de lo que decimos y hacemos el domingo, con lo que vivimos de Lunes a Sábado, tristemente vemos que en muchas ocasiones el domingo cantamos, gritamos, levantamos nuestras manos y dirigimos a la gente a alabar a Dios y llegado el Lunes empezamos a ser otros y a vivir sin comunión con Dios, te animo a que pruebes vivir en comunión con Dios toda la semana, te darás cuenta que tu alabanza y adoración será muy diferente el domingo porque “LA VERDAD ENSEÑADA DEBE TENER EL RESPALDO DE LA VIDA DEL QUE LA ENSEÑA”.

En este articulo analizaremos algunos aspectos prácticos en la dirección de alabanza, no pretendo con esto ser absoluto (más…)

Biografía: Pandita Ramabai

miércoles, febrero 17th, 2010

Pandita Ramabai nació en 1858 en la India, fue una reformadora social, erudita y traductora bíblica. Su padre era un sacerdote brahmán que pertenecía a la casta social más elevada de la India, y quien tras enviudar a los 44 años, se volvió a casar con una niña de apenas 9 años. Esta niña será la madre de Pandita.

Pandita recibió una esmerada educación y sabía de memoria textos religiosos y filosóficos sánscritos. Al realizar un viaje de peregrinación por santuarios y templos vio el sufrimiento de las niñas-viudas, de las mujeres que eran sacrificadas junto a sus maridos muertos, que eran víctimas de un sistema religioso y cultural donde no tenían valor alguno.

Cuando vio morir a sus padres y a su hermana mayor de hambre, las creencias religiosas que le había inculcado su padre, se derrumbaron. (más…)

Historia del Himno: Santo, Santo, Santo.

lunes, julio 13th, 2009


Reginald Heber, autor de la letra de nuestro himno “Santo, Santo, Santo”, nació en la Inglaterra de 1783. Al ser su familia adinerada, Heber pudo asistir a la universidad de Oxford y mejorar sus habilidades literarias.

Heber se interesó pronto en el ministerio y, tras ser ordenado por la iglesia anglicana, sirvió dieciséis años en una pequeña capilla. Conocido por su admirable carácter cristiano, fue muy respetado por los aldeanos. (más…)

La Belleza. I Parte.

jueves, abril 30th, 2009

bellezaCuando era una niña, y al ver a niñas bien lindas, un día sentada en el regazo de mi padre, le pregunté: ¿Qué hay que hacer para ser bien linda? (más…)

Cinco preguntas en el Ministerio de Niños. Parte I

martes, diciembre 16th, 2008

El maestro que está comenzando su ministerio con niños o el más experimentado y oye hablar de consejería (más…)

Siete pasos para la fe eficaz.

miércoles, diciembre 3rd, 2008

La fe mira hacia Dios. La fe ve el poder de Dios. La fe se apoya en la Palabra de Dios. La fe reclama las promesas de Dios (más…)

Los 8 ingredientes para ser un buen Pastor. | Marcos Witt

jueves, septiembre 25th, 2008

El Salmo 23 es uno de los más grandes capítulos sobre el liderazgo que existe en el Antiguo Testamento. (más…)