Niños

Eligiendo una niñera.

Es muy probable que la gran mayoría de los padres de familia, hayan podido constatar, a través de los años, que cuando las mamás o abuelas cuidaban de los niños y niñas, el período de la infancia parecía más fácil. Lentamente, la vida familiar ha tomando otro rumbo debido a la masiva inserción de la mujer en el ámbito laboral, lo cual hace que ese cuido especial de los hijos e hijas sea sustituido por terceras personas, que a su vez se convierten en una necesidad y prioridad en nuestra cotidianeidad. Sin lugar a equivocarnos, esto último beneficia al desenvolvimiento profesional y laboral de los padres y por ende, a la situación económica de cada hogar.

Hoy en día, se presentan diversas alternativas para las madres trabajadoras, estudiantes o con variados compromisos y ocupaciones. Entre estas posibilidades se encuentran la de dejar al niño en guarderías, en casa de familiares, con alguna vecina que cuida niños en su hogar, entre otros. Ante esto, los especialistas coinciden en que la solución idónea, es una niñera que atienda los requerimientos de los niños y niñas en el mismo hogar de los pequeños. En el tendrán su camita, sus juguetes, el calor del hogar que ellos ya reconocen como suyo. Estos elementos propios de su entorno son los que le van a brindar al niño seguridad, hoy en día, tan indispensable para un desarrollo integral.

Lo primero que deben hacer los padres es meditar sobre qué puede ser lo mejor para sus hijos. La situación por sí sola, ya es incómoda. Se trata nada menos de modificar una relación muy especial que existe entre los padres y los hijos e hijas para empezar una separación que a veces puede resultar dolorosa y que puede convertirse en una experiencia poco gratificante. La mejor decisión sin duda alguna será buscar una persona que comparta los mismos valores y principios que la familia, lo cual les hará sentirse más cómodos y tranquilos. A partir de la selección de la persona adecuada y el requerido seguimiento, los padres podrán relajarse, confiando en que, con la ayuda de Dios, el proceso de adaptación tanto de los padres como de los hijos e hijas a aquella tercera persona, se dará de forma natural y paulatina, llegando a formar parte del grupo familiar.

Es necesario tener siempre presente, muchos padres de familia han pasado o están pasando por lo mismo y que, a pesar de que bastantes padres o madres comentan algunas malas experiencias que han tenido al respecto, existen niñeras cariñosas y responsables. Sólo se necesitará tener mucha paciencia y ser selectivos a la hora de requerir los servicios de esta persona.

Quien sea la elegida como niñera debe ser una persona en quien la familia deposite toda su confianza. Ella se convertirá en el ser que prodigue los cuidados y atenciones a los niños y niñas. La niñera ideal será entonces, no sólo la que se limite a dar alimento o a vigilar a los pequeños, sino que la niñera ideal será la que provea cariño, tiempo, atención y sobre todas las cosas, mucho respeto.

Es así que, buscar quien se haga cargo de los grandes tesoros que representan los hijos en una familia, se convertirá sin duda alguna, en una tarea difícil. La persona encargada deberá reunir una lista de cualidades muy específicas.

A continuación se presenta una lista de consejos que pueden ser de mucha ayuda para los padres que están en busca de niñera:

– ENTREVISTAR A LAS ASPIRANTES CON ANTICIPACIÓN: con paciencia y perseverancia, todo es posible. La búsqueda de la persona que va a encargarse del pequeño o pequeña de la casa, debe hacerse por lo menos con tres semanas de anticipación a la ausencia de la madre. Esto con el propósito de entablar una relación que permita conocerla y que ella, a su vez, se familiarice con las costumbres del hogar.

– PEDIR REFERENCIAS DE TRABAJOS ANTERIORES Y DE PERSONAS CONOCIDAS: será bueno anotar direcciones y números telefónicos que permitan confirmar las referencias. Asimismo, se hará necesario corroborar la identidad y datos de esta persona, que no deja de ser una desconocida que va a entrar en el hogar y quien se quedará a cargo de los más pequeños de la casa.

– DEFINIR EN FORMA CLARA Y EXPLÍCITA LAS RESPONSABILIDADES: es de suma importancia que la niñera sepa con anticipación y de forma detallada lo que se espera de ella. Los mandatos específicos serán las pautas que van a permitir un claro desenvolvimiento de esta persona. De igual forma, esto facilitará la evaluación personal que los padres realicen a lo largo de este proceso.

– FACILITAR UN HORARIO: esto con el único objetivo de clarificar y verificar las necesidades del niño o niña; por ejemplo, horas de comida, medicinas, siesta, etc. Será necesario elaborar por escrito este horario y dejarlo en un lugar visible de la casa.

– VERIFICAR SI EXISTE EMPATÍA CON EL PEQUEÑO: el agrado recíproco entre niñera y niño/niña es primordial. De esto va a depender que resulte una estadía agradable para ambos o de lo contrario, convertirse en una experiencia traumática para los hijos e hijas. Para esto, será necesaria una observación minuciosa que permita ver el desenvolvimiento del niño o niña junto a ella.

– ESCUCHAR Y OBSERVAR A LOS HIJOS E HIJAS CON DETERMINACIÓN: el hecho de estar fuera del hogar por unas horas, no exime de escuchar y observar conductas inquietantes en ellos y precisar si algo anda mal; o de corroborar las acostumbradas muestras de cariño, alegría o reacciones esperables frente a determinadas circunstancias. Ante situaciones difíciles, será muy importante creer en los hijos e hijas, en el caso de que estos sean capaces de expresar lo que les sucede. Al constatar una conducta malintencionada que puede dañar o que ha dañado al niño o niña, se debe suspender a esta persona de sus labores de inmediato y, si es el caso, interponer una denuncia.

– REPASE LOS PROCEDIMIENTOS EN CASO DE EMERGENCIA: no estamos exentos de un accidente, por lo que es recomendable brindar números de teléfono importantes y darle las recomendaciones necesarias a la niñera en caso de una eventual emergencia.

– ES MUY IMPORTANTE QUE CONTRATE A UNA PERSONA QUE ABRIGUE SUS MISMOS VALORES: recuerde que esta será la persona que, después de los padres, pasará más tiempo con sus hijos, por lo que probablemente se instituya en un modelo para ellos.

Fuente: Enfoque a la Familia.

Deje su comentario a continuación

Mas del autor

Ingrid San Martin

Ingrid San Martin

Editora general de la red PoderyGloria.