¿Conoce usted cuál es su estilo de liderazgo? Parte I.

¿Conoce usted cuál es su estilo de liderazgo? ¿Y los de los miembros de su equipo? ¿No? El pastor Bill Hybels desea compartir con usted los diez tipos de liderazgo que él ha descubierto a través de su ministerio pastoral en una de las iglesias más importantes de los Estados Unidos.

Hace algunos años, empecé a observar que había marcadas diferencias en las formas en que líderes dotados dirigían a sus equipos. Todos ellos tenían el don espiritual de liderazgo expresado en Romanos 12.8, pero enfocaban los desafíos del liderazgo en distintas maneras.

Cuando observé esto, la junta administrativa de la iglesia Willow Creek me regaló un libro de liderazgo para mi cumpleaños. (El año anterior, habían contratado un imitador de Elvis, quien irrumpió en mi oficina durante una reunión para ofrecerme una serenata).

Este año me dieron un regalo más apropiado —Certain Trumpets [Ciertas trompetas] de Garry Wills. Wills describe el enorme impacto de grandes líderes cuyo particular estilo de liderazgo encajaba perfectamente con alguna necesidad en la sociedad.

Por ejemplo, cuando las personas se sienten oprimidas y quieren liberarse de algún yugo, la situación requiere de un líder radical y transformador. En una democracia compleja y pluralista, con miles de votantes que deben unirse para formar un gobierno, es necesario un líder político o electoral.

En tiempos de guerra, un estilo de liderazgo militar funciona mejor. Durante una lucha social ideológicamente intensa, un líder intelectual podría ser la respuesta.

Wills eficazmente argumenta que existen distintos estilos de liderazgo, y algunos de ellos se ajustan mejor a ciertas necesidades del liderazgo que otros.

En los últimos años, he identificado al menos diez manifestaciones de dones de liderazgo como se expresan en la iglesia. Para nuestro equipo ha sido de gran ayuda identificar nuestros estilos de liderazgo y formar equipos de acuerdo a ellos.

1. El líder visionario

Estos líderes tienen una clara imagen en sus mentes de lo que quieren. Ellos «dan a luz» visiones poderosas y poseen un entusiasmo incansable para alcanzar la misión.

Los visionarios atrevidamente recurren a cualquier persona para que trabaje en la visión. Hablan, escriben y arden al respecto. Su orientación se enfoca en el futuro, y es generalmente idealista y llena de fe. Creen que la visión se puede realizar si a menudo se conversa acerca del sueño.

Los líderes visionarios no se desaniman ni se dejan disuadir fácilmente. De hecho, si las personas les dicen que su sueño es imposible, eso solo añadirá combustible al fuego de su espíritu.

Los líderes visionarios podrían o no ser capaces de formar equipos, alinear los talentos, establecer metas, o dirigir el progreso hacia el alcance de la visión. Pero algo es seguro: Ellos impulsan la visión. Dirigen a las personas hacia la visión, y morirán tratando de verla culminada.

Hace algún tiempo, estaba en un conferencia con John Maxwell. Maxwell enseñaba acerca de tener visión y empezó su charla a un lado del santuario para simbolizar el nacimiento de la visión.

«Usted no tiene dinero, ni gente, ni fe, pero tiene visión. Así que pone un pie frente al otro, y camina, por la luz de la visión…» Empezó a caminar por el escenario.

«Luego, durante el camino, mientras comparte esa visión, Dios le da fe, poder, personas, recursos…» Todo el mundo tenía los ojos clavados en Maxwell mientras caminaba por este sendero de visión. Pero había una maceta entre él y el lugar dónde se dirigía. En mis adentros, le gritaba: ¡Cuidado con la maceta! John nunca la vio. Chocó contra ella y tropezó —pero la visión eran tan poderosa que nunca dejó de hablar, nunca perdió su línea de pensamiento. Miré a toda la multitud y pareció que ¡nadie más lo notó!

Usted reconoce que una persona es un líder visionario cuando tropieza en el escenario y ¡nadie lo nota! Era la imagen del líder que no puede evitar que la visión fluya, a pesar de los obstáculos.

2. El líder orientador

Este estilo no tiene muchas presiones, pero es de extrema importancia. El líder orientador tiene la sobrenatural habilidad dada por Dios de escoger el camino correcto en esas intersecciones difíciles donde la iglesia se empieza a hacer preguntas: «¿Es tiempo de un cambio total o deberíamos mantenernos en este curso? ¿Nos concentramos en el crecimiento o en la consolidación? ¿Deberíamos empezar nuevos ministerios o profundizar y mejorar los ya existentes? ¿Deberíamos ampliar el templo o buscar una nueva locación? ¿Es tiempo de que haya un nuevo equipo, o trabajamos con las personas que ya están involucradas?»

Estos son asuntos de dirección y pueden hasta inmovilizar a una organización. Pero un líder con un estilo orientador es capaz de ordenar las opciones. Él o ella pueden cuidadosamente evaluar valores, misión, fortalezas, debilidades, recursos, personal, y apertura al cambio de una organización —luego, con una increíble sabiduría, guía a la organización hacia la dirección correcta.

Decisiones erróneas en estas intersecciones claves pueden arruinar las organizaciones. Poco tiempo después de la muerte de Salomón, su hijo Roboam se convirtió en rey. Su primera intersección crítica llegó casi inmediatamente: representantes del pueblo le pidieron que redujera sus jornadas de trabajo. Salomón había puesto a trabajar al pueblo hasta el punto de la desesperación. Roboam tuvo que llamar a sus consejeros para que lo orientaran. Los consejeros de más edad le dijeron: «Mejor sería que les aliviaras sus cargas.» Los consejeros más jóvenes dijeron: «Tan solo presiónalos más.» Tomó el camino equivocado en esa intersección, y por eso su reino se fue a la ruina.

Cuando Willow Creek se enfrenta a dichas decisiones, no doy un paso hacia la dirección que creo que Dios nos llama si no tengo luz verde de dos miembros de la junta que están firmes en el liderazgo orientador. Cada vez que hemos seguido su guía, hemos tomado buenas decisiones. Cuando hemos ignorado su consejo, hemos pagado un alto precio.

3. El líder estratégico

Dios le ha dado a algunos líderes la habilidad de fragmentar una visión emocionante en varios pasos realizables, para que una iglesia pueda marchar conscientemente hacia la realización de su misión.

Las visiones son poderosas, y emocionan e inspiran a las personas. Obligan a hacer algo. Pero si las personas con el tiempo no ven cierto progreso hacia la realización de la visión, concluirán que la persona encargada es tan solo una hoja que se la lleva el viento.

Un líder estratégico formula un plan que todo el mundo puede entender y participar, uno que eventualmente llevará hacia la ejecución de la visión. Un líder estratégico desafía a la iglesia para que ponga en acción el plan. Esta persona dice: «No se distraigan. Hagan lo que se necesita hacer para avanzar hacia el siguiente paso, después el siguiente, y juntos ejecutaremos la visión». Un líder estratégico es capaz de sincronizar varios departamentos de una iglesia para que esta se concentre en alcanzar la recompensa.

La visión de Willow Creek se ha impuesto por más de veinte años. Pero ha sido una estrategia de siete pasos, establecida por los líderes en los primeros días de nuestra iglesia, la que nos ha ayudado a ejecutar la visión.

Por Bill Hybels.