Alabanza y Adoración

Morir en el Altar

Si no morimos en el altar, todos nuestros preparativos serán en vano, y no subiremos como olor grato delante de su Presencia.

“Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá;
y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará” (Mateo 16:25)

Introducción:

-Mucho hemos estudiado acerca de la preparación del altar para el Señor, si ya lo has preparado, es hora de subir al altar para morir allí.
-Morir en el altar, pues si no morimos, todos nuestros preparativos serán vanos.
-Si no morimos en el altar no habrá olor grato delante de la presencia del Señor.
-Si no morimos no naceremos de nuevo.
-Si no morimos, seguiremos en nuestra vana manera de vivir.
-Es necesario morir.
-Si no morimos de nada sirve todo lo que hemos aprendido acerca de Dios.
-De nada sirve saber tanto de Él si no tenemos un encuentro personal con Él.
-De nada sirve trabajar tanto en su obra si no le conocemos, si no sabemos lo que Él espera de nosotros.
-No es lo mismo saber de Él, que conocerle a Él.
-La única forma de conocer en persona a Dios es muriendo.
-Moisés pidió ver su gloria y Dios le contestó que ningún hombre podría seguir viviendo si le ve.
-Moisés tuvo que morir para ver su gloria y la sigue viendo.
-No sigas viviendo tu vida y comienza a vivir una nueva vida en su presencia.
-No puedes aferrarte a tu manera de ver las cosas, aún en el ministerio, si no has muerto en el altar que preparaste para Dios.

Bosquejo:

1. Salvar mi vida

a. Cuál es mi vida (Porque existo, vivo, y el mundo me seduce y me maneja a su antojo, y en base a eso he establecido mi vida, mi manera de vivir, fingiendo ante los demás).

b. Si la salvo la pierdo (Esta vida a la que me aferro y que trato de disfrutarla al máximo y de protegerla y salvarla, en realidad la estoy perdiendo).

c. No puedo salvarme (No está en mi el hacerlo, nada puedo hacer yo por salvar mi vida, necesito un abogado).
-“Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir? Todos los días de mi edad esperaré, Hasta que venga mi liberación”. (Job 14:14)

2. Perder mi vida

a. Dios no puede manifestarse en la carnalidad (Debo morir a mí mismo)
-“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría” (Colosenses 3:5)
-“Cualquiera que se acercare, el que viniere al tabernáculo de Jehová, morirá. ¿Acabaremos por perecer todos?” (Números 17:13)
-“Donde tú murieres, moriré yo” (Rut 1:17)
-“De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto” (Juan 12:24)
-“… cada día muero…” (1 Corintios 15:31)
-“…lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes” (1 Corintios 15:36)
-“…crucificado con Él estoy…” (Gálatas 2:20)

b. Dios no hace pactos con letra chica (“El que quiera seguir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame”).(Somos nosotros los que buscamos otras alternativas, llegar a Él utilizando otros cami
PUBLICIDAD
nos, utilizando atajos: Quiero tener su Presencia, quiero ver su rostro, pero sin arrepentirme, sin limpiarme, sin santificarme, sin humillarme, sin dejar lo que me gusta de la carne).

c. Es necesario (De nada vale seguir viviendo una vida sin ningún propósito),
-“Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, no puede llevar fruto…”

3. Encontrar mi vida

a. Escondida y atrapada en mi carnalidad (Debo vivificarme en Él).
-“porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis” (Romanos 8:13)
-“Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano”. (Deut. 32:39)
-“Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva” (Romanos 6:2-4).
-“Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3:3).
-Una mariposa no es mariposa hasta que el gusano muere.

b. Volver a la vida planificada por Dios para nosotros (Debe comenzar a cumplirse el plan de Dios para mi vida), (Somos águilas viviendo como gallinas).

c. Vivir en Él (Ya no le imito, ahora acciono de acuerdo a sus pensamientos en mí).
-“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20)

Conclusión:

-Moisés finalmente pudo ver la gloria del Señor. Pero tuvo que morir para verlo. Morir a sí mismo, a su entorno, a sus sueños, a su futuro.
-Al Principio solo pudo ver las espaldas de Dios, cuando Dios pasó, la Biblia relata que puso Dios a Moisés en la hendidura de una roca y puso su mano sobre Él para protegerlo de su presencia.
-La Roca era Cristo y la hendidura que nos esconde es Cristo al estar “en” Él, o sea dentro de Cristo. Por lo cual aprendemos que debemos escondernos en Cristo.
-Cuando Jesús estuvo en la tierra, o sea cuando Dios estuvo entre nosotros físicamente, se transfiguró en un monte, en presencia de sus discípulos, y aparecieron Elías y Moisés que conversaban con Él. Sus rostros brillaban como “relámpagos”. (Lucas 9:28 al 36)
-Finalmente una nube los cubrió, la nube era la presencia manifiesta de Dios, la cual los discípulos temieron entrar, al igual que sus antepasados al pie del monte Sinaí, no quisieron ver el rostro de Dios, pues temían morir. Solo escucharon la voz de Dios diciendo: “Este es mi hijo amado, a Él oíd”.
-Sin embargo Moisés podía hablar a cara descubierta dentro de la nube de gloria de Dios.
-Las palabras de Jesús dichas a Nicodemo vuelven a tomar fuerza hoy mas que nunca: “Tendrás que renacer”.
-Para renacer debemos morir, morir en el altar de adoración.
-Un altar planificado, pensado, resignado, de obediencia, de dolor, de determinación, de verdad.
-Ya no hablaremos de nuestra pasada manera de vivir, ni de las victorias ganadas mientras estábamos en la carne.
-Desde hoy debemos hablar de lo que Cristo ha hecho, hace y hará a través de mí, “…pues ya no vivo yo, mas vive Cristo en mi”
-Ven al altar… está preparado para ti.
-¿Estás tu preparado?.
-Ven y hazlo, renacerás y todo será diferente, te lo aseguro.

Deje su comentario a continuación

Mas del autor

Daniel Diaz Nauto

Daniel Diaz Nauto

Director, Editor, Webmaster entre otras funciones de la Red PoderyGloria. Hace 12 años se dedica a la informatica, amante a la fotografía y estudiante de teología. Le gusta disfrutar de aquella música que llega a lo profundo del corazón.


Warning: get_headers(): http:// wrapper is disabled in the server configuration by allow_url_fopen=0 in /home/pyg/public_html/wp-content/themes/voice/include/helpers.php on line 456

Warning: get_headers(): This function may only be used against URLs in /home/pyg/public_html/wp-content/themes/voice/include/helpers.php on line 456